Córdoba.- La advertencia de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) sobre detener a los vehículos con placas “viejas” no se trata de un ultimátum, sino respetar a todos aquellos automovilistas que sí cumplieron en tiempo y forma, señaló el jefe de la Oficina de Hacienda del Estado en Córdoba, Bernardo Peláez Domínguez.

Aseguró que sería una arbitrariedad, de parte de la autoridad, no respetar a todos aquellos automovilistas que,  por cierto, dijo, son la gran mayoría,  hicieron su canje de placas en tiempo y forma para tener un orden en el padrón vehicular.

“No se trata de recogerle la unidad, sino de ver por qué un señor o un contribuyente no cambió sus placas, tenemos que ver la situación de ese vehículo, recordemos que es un ordenamiento vehicular con fines de seguridad”, apuntó.

Dijo que han tenido tiempo, condiciones, condonaciones, y hasta un programa de parcialidades para quien no tenga todo el recurso”, agregó.

El funcionario estatal aseguró que existen todas las ayudas, y “puentes” para poder hacer el cambio de placas, y el que no ha querido hacerlo es por una situación imputable al contribuyente.

“Yo no diría (que es) un ultimátum, porque hasta eso, es hasta el 30 de noviembre, todavía queda un mes y días, los invitamos a todos aquellos que aún tengan placas viejas hacer su canje de placas”, expresó.

Estimó que del padrón total, aproximado a 75 mil unidades, probablemente un 4 ó 5 por ciento no haya hecho su canje de placas, aunque dijo estos días han tenido una mayor demanda.

Recordó que el ordenamiento vehicular nunca persiguió fines recaudatorios, sino tuvo la finalidad de seguridad.

 

Miguel Ángel Contreras Mauss

El Buen Tono