Río Blanco.- Como una “cacería” para captar recursos, calificaron conductores el trabajo de los elementos de Tránsito de las delegaciones de Nogales y Río Blanco.
Señalaron que en los retenes que implementan en los límites de cada municipio y en puntos estratégicos como a la altura de una conocida tienda de autoservicio de Río Blanco, detienen vehículos al por mayor.
Pese a que los motociclistas portan casco los frenan con el argumento de revisar su documentación, mientras que a los vehículos el principal motivo es que supuestamente no respetan las luces del semáforo, para posteriormente buscan detalle y aplicar infracciones, expusieron.
“Parecen pandemia también los de Tránsito, así en todo nuestro estado, las extorsiones están al día por cualquier motivo que encuentran, se les pierde el respeto como servidores públicos porque carecen de valores cívicos, pareciera que el único fin es lograr la cuota”, expresó un conductor.
Manifestaron que no están en contra de acatar los reglamentos de vialidad para mantener el orden y evitar accidentes, pero si se oponen al actuar autoritario y prepotente de los oficiales.