México, D.F.- Las autoridades mexicanas acusaron el viernes a 14 policías federales de tentativa de homicidio, por una emboscada a tiros perpetrada en agosto contra dos agentes estadunidenses de la CIA y un capitán de la Marina de México, al sur de la capital.

La Procuraduría General de la República (PGR) explicó en un comunicado que los fiscales consideraron que los policías federales tenían el objetivo de matar a los agentes estadunidenses y al capitán mexicano, pero no lo lograron por el blindaje de la camioneta en que viajaban las víctimas, el 24 de agosto.
No se mencionó un posible móvil del ataque. Los agentes están acusados además de daño en propiedad ajena.
Inicialmente, las autoridades anunciaron que los policías viajaban en patrullas oficiales y que la agresión había sido un accidente, derivado de una posible confusión por parte de los agentes federales, quienes creyeron que en la camioneta viajaban criminales. Después, autoridades estadunidenses y mexicanas, que hablaron con The Associated Press a condición de permanecer anónimas, dijeron que se inclinaban a pensar que el ataque había sido planificado por un cartel del narco.
La procuradora Marisela Morales ha dicho que el crimen organizado sigue siendo una de las líneas de investigación y que aún después de presentar cargos contra los policías planea seguir ampliando la pesquisa.
Un funcionario de la PGR dijo que los agentes estaban de servicio en el momento del tiroteo, y debían haber vestido uniformes y conducir vehículos oficiales. En vez de ello, llevaban ropas de civil y manejaban autos privados cuando hicieron 152 disparos contra el vehículo de la embajada, que se dirigía a un campo de entrenamiento militar.
“Ellos deberían tener el uniforme y estar en la patrulla”, dijo el funcionario, quien solicitó permanecer anónimo por no tener autorización de hablar con la prensa. “Es una irregularidad”.
El conductor del vehículo estadounidense trató de escapar, y más autos se unieron a los agresores en la persecución, mientras los agentes federales seguían disparando. Los dos miembros de la CIA resultaron heridos pero sobrevivieron. El capitán de la Marina mexicana no sufrió lesiones.
Agencia