Orizaba.- El presidente del Consejo Intermunicipal de Ambientalistas (CIMA) y coordinador de la Iniciativa Ciudadana Ambiental Veracruz, Graciano Illescas, señaló urgente que se analice y efectúen cambios al programa Sembrando Vida, debido a que se sigue realizando la práctica de desmontar zonas reforestadas para acceder a los recursos y, con ello, se están perdiendo de manera irreversible árboles que tardan de 20 a 30 años en tener una altura importante, para conservación del ecosistema.

Propuso una valoración entre especialistas, Gobierno y la sociedad civil, “a pesar de que es un buen programa está en manos de una Secretaría que no fundamentada en temas ambientales, sino social, “ahora, lamentablemente no es el enfoque adecuado; para mejorar la calidad de vida es excelente, pero debe estar más involucrada la Semarnat y dependencias ambientales con especialistas del País”.

Reconoció no contar con cifras; sin embargo, “he recibido información de que para acceder a este programa que, se supone, es para incrementar los bosques, la gente desmonta lo que ya se tiene y es una contradicción que puede estar distorsionando o desvirtuando los resultados del programa, que deben ser exitosos”.

Con ello, el ambientalista lamentó la postura que mantienen funcionarios como la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González, “al negar que en algunas zonas se registra la tala de árboles, pues esto habla de la falta de humildad para reconocer que algo no está bien, además de no acudir a las comunidades para saber la verdad”.

“Es importante decirle a esta funcionaria que necesitamos tener humildad y tener los oídos bien abiertos para escuchar a la población, porque hay muchos testigos, porque cuando el río suena es que piedras lleva. Hay que poner atención y que no menosprecie estos puntos de vista que se le han hecho llegar y de esta manera vamos a caminar y rehabilitar el medio ambiente”, concluyó.