• CALIFICA LA DIÓCESIS

ORIZABA.- Por amor al prójimo se deben tomar con responsabilidad las medidas sanitarias, como el uso del cubrebocas ante el SARS-CoV-2 (COVID-19), porque todavía hay quienes no creen en la existencia de este virus hasta que escuchan casos de fallecimientos en el barrio, así lo manifestó el obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino.
Destacó que todos “vivimos en una lucha constante y nos cansamos, a veces nos agobiamos y no encontramos salida y vemos que no hay trabajo, que la crisis económica crece y unos dicen que no existe el virus y cuando vemos muertos cerca del barrio, del pueblo, cuando vemos el crecimiento de los difuntos… ¡Ah caray!, pareciera que sí y nos angustiamos y entra el temor y la duda”.
Por ello, dijo que en la vida personal, familiar y social, “todo está por amor, ¿por qué cuidarnos?, ¿por qué guardar la Sana Distancia?, ¿porque me digan o no me digan que use el cubrebocas me lo voy a poner?, ¿por qué tengo en casa todas las medidas? Como mi jabón y mi higiene; por amor, porque soy hijo de Dios y porque el otro también es mi hermano”.
Hizo mención del mensaje que emitió la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), es decir, en medio de la pandemia abrazar “a nuestro pueblo en su dolor y lo alentamos en la esperanza, Sólo si estamos unidos y haciéndonos cargo los unos de los otros, podremos superar los actuales desafíos globales y
nacionales”.
Además, resaltó que “necesitamos pensar libre, necesitamos que nosotros aprendamos al diálogo y a ayudarnos entre todas las estructuras y las familias y el consuelo de Dios vienen por la escucha”.