Roberto Valerde García
Columnista

Asesores Nazis
La 4T, el proyecto de transformación social más grande de la historia moderna del país, la esperanza de México, se hace añicos. Rebasada por una avalancha de contradicciones, falsedades y demasiados errores que no evidencian más que inexperiencia y necedad, la popularidad de quienes encabezan la mal llamada Cuarta Transformación va en picada.
Por mi, pueden irse directito al retrete, lo preocupante es que en su proceso autodestructivo amenazan con arrastrar al despeñadero a todo el país. Tristemente Veracruz no es la excepción, pues con un gobierno zombie, autómata, sin criterio, operado a control remoto desde el altiplano, se encuentra paralizado y no es precisamente por la pandemia de Covid-19, que tiene a millones confinados en sus casas.
No, está detenido porque no hay determinación por parte de quienes gobiernan para emprender acciones en materia de seguridad, economía y de salud, principalmente. A lo largo y ancho de nuestro territorio, con Covid, sin Covid y a pesar del Covid, siguen las balaceras, levantones, secuestros, ejecuciones, feminicidios, robos en carretera y extorsiones, mientras nuestra Policía como la China: Misteriosa y pen&$…sando en la inmortalidad del cangrejo.
En salud, ya ni que decir, realmente se han visto lentos y torpes para implementar las acciones preventivas que pudieran evitar la propagación del Coronavirus y disminuir al mínimo el número de muertes. Hasta anoche, 40 decesos, seis más que el día anterior y 465 contagiados, según las cifras oficiales. Obviamente no se cuentan –porque así conviene a los intereses de alguien—todos los muertos por “neumonía atípica”.
¡Mentirosos!, ¡mentirosos!, ¡mentirosos!, vaya hasta parece que tienen asesores Nazis, como Paul Joseph Goebbels, quien fue ministro de Propaganda del Tercer Reich al lado de Adolfo Hitler y a quien se le atribuye la frase: «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad».
Y es que con medios impresos, de radio y de televisión controlados, al servicio de una ideología y de un partido, así como con acciones represivas contra aquellos que disienten de sus teorías, nuestras autoridades mienten.
¿Ejemplos? Sobran. Pero le doy un botón de muestra. A través de los medios masivos, de esos que aún no se han puesto de rodillas, o bien en redes sociales, la Canaco, Canacintra, Coparmex, Aievac, Canirac, Canacope y el Consejo Coordinador Empresarial, entre otros, alertan un día sí y otro también que miles de pequeñas y medianas empresas están quebradas después de varios días con sus cortinas abajo, sin ventas. Otros empresarios ya se endeudaron con los bancos y algunos han empeñado hasta la camisa, el resto –penosamente- ya despidieron a miles de trabajadores.
En contra parte y para acallar esos gritos que claman ayuda oficial, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el delegado de Bienestar en la entidad, Manuel Huerta Ladrón de Guevara aseguran, afirman, sostienen, manifiestan, vaya casi juran, que en abril se distribuyeron más de ocho mil millones de pesos en apoyos “para la gente más humilde” y que se han otorgado más de 45 mil créditos a la palabra a micro y pequeños negocios.
Por Dios, que me digan donde están esos recursos, no los veo por ninguna parte, el amor y el dinero no se pueden ocultar y lo que observo por cualquier región veracruzana son talleres, fondas, consultorio, refaccionarias, cafeterías, zapaterías, boneterías, tiendas de abarrotes, boutiques, al borde de la quiebra por falta de ventas, así como betuneros, meseros, choferes, taxistas, mecánicos, empleadas de mostrador, vendedores de cambaceo, abogados, arquitectos, contadores, ingenieros y profesionistas de diversas ramas, despedidos, sin opción de otro empleo y desesperados por no poder llevar alimento a sus mesas.
Ocho mil millones de pesos derramados en un sólo mes, ya deberían estar surtiendo sus efectos, se palpara una ligera mejoría. Me cuesta trabajo creerlo, por ello desde este modesto espacio de opinión, hoy emplazo al gobierno a publicar, impreso o digital o de ambas formas, el listado de los 45 mil 254 beneficiarios de un igual número de créditos a la palabra, con nombres, apellidos, municipio y domicilios. ¡Qué tal!, ¿Aceptan el reto?… Ustedes dirán.