ORIZABA.- El presidente del Frente Popular Revolucionario de la zona de las Altas Montañas, Jesús Gutiérrez Hernández, manifestó que las cifras de secuestro, desaparecidos o privaciones de la libertad que terminaron en asesinato y que dan a conocer agrupaciones civiles y a su vez las instancias correspondientes no concuerdan debido a la falta de denuncia, lamentablemente, los casos siguen ocurriendo y sitúan a la entidad en el primer lugar aunque se diga lo contrario.

Mientras la Asociación Alto al Secuestro da conocer que de diciembre de 2018 a febrero de 2020 se registraron en Veracruz 524 casos de un total nacional de 2 mil 289, tan solo en el mes de febrero de este año fueron 27; la Fiscalía General del Estado (FGV) de Veracruz aseguró que hay un decremento del 50 por ciento en la incidencia de este delito.

Ante ello, Gutiérrez Hernández manifestó que “hay un problema de fondo, muchas de las personas que han desaparecido, fueron secuestradas o asesinadas sus familiares no interponen una demanda ante los Ministerios Públicos ahora fiscalías para que en su momento se hagan los procedimientos legales”.

Indicó que los motivos pueden ser diversos, por miedo, porque son amenazados, porque no creen en las corporaciones encargadas de proveer justicia o bien porque sus familiares no tenían una actividad muy honrosa, sin darse cuenta de que con ello se queden impunes estos casos.

Por lo que a siete años de la desaparición forzada del luchador social Gabriel Antonio Gómez Cañas este 25 de marzo ocurrido en Orizaba, mencionó que la represión en contra de las personas que se atreven a alzar la voz en contra de los gobiernos se recrudece, pues con actos como este se quiere intimidar al pueblo “y esto se puede ver si analizamos cuántas asociaciones hay desde Acultzingo hasta Orizaba y veremos que son muy mínimas por el miedo a que puedas ser víctima de la desaparición forzada”.

Lo anterior luego de que se canceló una marcha que terminaría en un mitin en el parque Castillo, ubicado en el centro histórico de Orizaba Pueblo Mágico, debido a la declaratoria de emergencia por el Covid-19, manifestación que se realizaría para pedir su presentación con vida, pues se presume que su desaparición forzada se debió al movimiento que realizaban para exigir que respetara el derecho de vender de los comerciantes ambulantes.