CDMX.- El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este domingo 20 de diciembre que una empresa del Ejército se encargará de administrar el Tren Maya, además de otros aeropuertos de la región y de la capital.

“Una empresa que dependa de las Fuerzas Armadas con el propósito de que sea buena la administración del tren, de los aeropuertos, que sea autosuficiente, y que las utilidades de esta empresa se destinen a fortalecer las finanzas para pensionados y jubilados de las Fuerzas Armadas”, reveló.

El presidente informó que esta compañía operará tres tramos del Tren Maya que irán de Tulum, en Quintana Roo, a Palenque, en Chiapas.

Además, indicó que los militares se encargarán de operar los aeropuertos de Tulum y Chetumal, capital de Quintana Roo; el de Palenque, y el Felipe Ángeles, en Santa Lucía, que servirá a la zona metropolitana de Ciudad de México.

El presidente López Obrador defendió esta decisión durante la firma en Tulum del convenio del Programa Regional de Ordenamiento Territorial, con el que pretende “evitar la privatización” del Tren Maya, su proyecto emblemático para el sureste de México.

“Tenemos que proteger esta obra para que no haya la tentación de privatizarla y qué mejor que dejársela a las Fuerzas Armadas y que tenga como propósito el financiar las pensiones de marinos y de soldados, ese es un objetivo”, sostuvo.

El presidente López Obrador realiza este fin de semana una gira para supervisar los avances del Tren Maya, que tendrá una inversión estimada de 5 mil millones de dólares para cerca de mil 500 kilómetros de extensión en los cinco estados del sureste: Tabasco, Campeche, Yucatán, Chiapas y Quintana Roo.

Tras el inicio de las obras en junio, el mandatario se ha comprometido a entregar el ferrocarril en “funcionamiento y operación” entre 2023 y 2024, antes de terminar su gestión.

Para acelerar la construcción de sus proyectos, López Obrador instruyó al Ejército a construir el tramo 6 y 7 del Tren Maya, que en conjunto suman más de 500 kilómetros, así como los aeropuertos de Tulum y Felipe Ángeles.

“El segundo propósito para entregar el tren y los aeropuertos a las Fuerzas Armadas es que debemos garantizar la seguridad en la región, aquí tenemos que cuidar que no tengamos ningún problema de inseguridad para que se garantice a todos los que visiten esta región que van a poder estar seguros”, justificó.

En la firma del convenio de este domingo participaron los cinco gobernadores del sureste, el representante de ONU Hábitat en México, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y otros miembros del gabinete federal.

Ante las críticas por la creciente participación de las Fuerzas Armadas en proyectos prioritarios del Gobierno, el general Gustavo Vallejo defendió la intervención del Ejército para “observar cabalmente los preceptos de eficacia, eficiencia y honradez”.

“En el cumplimiento de estas tareas, el Ejército y Fuerza Aérea ratifican su compromiso institucional de seguir contribuyendo al progreso del país mediante la realización de obras sociales como las que hoy son motivo de este evento”, manifestó el general en representación de Sedena.