CDMX.- Entre exigencias de justicia, llanto, y gritos de “sí se puede”, Alexander, el joven de 16 años asesinado en Oaxaca, “anotó” su último gol, mientras que la Secretaría de Gobernación (Segob) anunció que apoyará a su familia.

En una breve videograbación compartida en redes sociales, se observa a la multitud —entre compañeros de equipo, amigos, familiares, y vecinos— celebrar la última diana del joven. A su vez, toda esa gente lo único que pide es… justicia.

Al simular una jugada de ataque, el balón golpeó el ataúd de Alexander y de rebote se anidó en la meta del rival. De inmediato, todos se abalanzaron sobre la caja fúnebre y, entre lágrimas, lo despidieron con aplausos.