Mariano Escobedo.- Un joven de 15 años de edad, murió al parecer víctima de un infarto fulminante, quedando tendido sobre la sala de su casa habitación ubicada en la unidad habitacional Puerta del Sol, los padres del estudiante infortunado lo llamaron a desayunar sin saber la tragedia que vivirían a las horas de que éste tomara los alimentos.

Para más información, adquiera mañana su periódico El Buen Tono.