El portal de vídeos en línea YouTube, propiedad de Google, informó este jueves de que ha desactivado 210 canales que buscaban influir en las protestas antigubernamentales que se suceden desde hace semanas en Hong Kong.

La plataforma de vídeos indicó haber hallado que estos canales actuaban de forma “coordinada” y en consonancia con las “recientes observaciones y acciones en relación a China anunciadas por Facebook y Twitter”, pese a que YouTube está prohibido en el país asiático.

Aunque la empresa no explicitó quiénes se encontraban detrás de estos canales, al establecer paralelismos con las investigaciones de las redes sociales, sugirió que, como en esos casos, los responsables de dichos canales serían personas vinculadas al Gobierno chino.