Orizaba.- “Que digan que estoy dormido” es el nombre de la campaña por festejos de Todos Santos, en donde el Ayuntamiento invierte alrededor  100 mil pesos en la colocación de flores de cempasúchil y pendones en el camellón central de la Calle Real.

Los prados de la ciudad serás vestidos de modo que se conserven las tradiciones pero que sea una fiesta de unión familiar y no sólo de muertos, que la convivencia sea entre los vivos en armonía, indicó el síndico, Guarino Castelán.

Explicó que personal de Parques y Jardines emprendió las faenas en prados, parques y el camellón central de Oriente 6 hasta que todos luzcan con flores de muerto.

Destacó que este embellecimiento  busca inspirar a las familias para mantenerse unidas, más allá de la celebración del Día de Muertos que implica ir al panteón, a los centros religiosos o en casa, que se acuerden de los muertos pero lo celebren los vivos.

Recordó que la ciudad es autosuficiente en la producción de muchas especies verdes a través de su vivero e invernadero, sin embargo para esta ocasión se hicieron compras a productores foráneos buscando conservar la vista y calidad de las flores.

Ahora sólo queda que la población conserve los prados, que no se roben las flores como ha ocurrido en otras ocasiones porque se busca crear un ambiente de armonía y preservar las tradiciones, expresó.

 

Matilde De los Santos P.  

El Buen Tono