ads
  • Es Guillermo Mejía, de Nogales
  • Comité Ciudadano lo considera negligente por permitir la reapertura del comercio en la Laguna 

Nogales.- Con 19 casos positivos, 13 sospechosos y un deceso por COVID-19, el alcalde, Guillermo Mejía Peralta es un negligente al permitir la reapertura del comercio en la Laguna, de las parroquias y gimnasios, consideraron integrantes del Comité Ciudadano Pro-mejoras y Protección Civil, de La Carbonera.
A través de un comunicado dirigido a la opinión pública, consideraron que las disposiciones anteriores, en específico el balneario, representa un “foco rojo” de infección porque se trata de un lugar de alta concentración, no sólo de habitantes de Nogales, sino de municipios de la región.
Expusieron que hay preocupación por el repunte de contagios en el estado y país registrados en el semáforo rojo y por la irresponsabilidad de las autoridades locales al tomar decisiones que ponen en riesgo la salud de la población.
Aunque con el cierre del balneario desde marzo pasado se veía afectado un grupo de comerciantes fijos que viven de las ventas en tiempos ordinarios y festivos, expusieron que no es el único sector en esas condiciones, ya que la gran mayoría padece crisis económica, pero aún así se mantienen dentro de las medidas sanitarias vigentes.
“Justificar que se abre por reactivar la economía es un error, ya que si bien Nogales carece de grandes fuentes de empleo fijos y economía productora propia, insistimos en que la mayoría de la población salimos para trabajar en municipios conurbados y regresamos prácticamente a dormir a nuestras casas”, expresaron las fuentes.

*el tip
Oposición

Los inconformes consideraron que ante una contingencia mundial es injustificable y una irresponsabilidad poner en riesgo a la población, violando los protocolos establecidos por la Secretaría de Salud del Estado, tomando en cuenta que Veracruz cierra con semáforo rojo del 22 al 28 de junio.

ads