Córdoba.- El término de este 2012 dejará una buena cantidad de familias desintegradas debido a que durante año los juicios por demandas de divorcio se incrementaron hasta en un 50 por ciento, seguidas de los trámites por demanda de pensión alimenticia.

En algunos casos los juicios por pensión alimenticia, no solo son gestionados para los hijos que fueran procreados dentro del matrimonio, si no por parte de algunas ex parejas que solicitan pensión para solventar sus gastos después de la disolución del matrimonio, refirió Alma Lucía González Martínez, representante de una  firma de abogados en la ciudad.

Ambas solicitudes van de la mano debido a que  una vez que se disuelve el lazo matrimonial, y se tiene hijos menores, se busca asegurar un futuro económico, en este caso también entran las parejas que solicitan lo que son las pensiones para alguno de los cónyuges.

Aunque por lo regular las pensiones alimenticias son solicitadas por  las ex esposas, existen algunos casos en que es el hombre el que también solicita su derecho a recibir este apoyo, aunque  estos últimos representan un mínimo porcentaje, reflejan el cinco por ciento de los juicios.

Pese a que todas las solicites se atienden, se busca dar prioridad al beneficio de los hijos, salvo en el caso de que alguno de las partes no cuente con un empleo fijo, se recurrirá a otras acciones legales, enfatizó la entrevistada.

Resaltó que en muchos de los casos en los que se solicita la intervención de un abogado, es principalmente para llegar a buenos acuerdos contrario a lo que mucha gente considera, además  de que con eso se legaliza cualquier otro acuerdo que pudiera pactarse sin apoyo de las instancias legales correspondientes.

 

Yessica Martínez Argüelles 

El Buen Tono