Córdoba.- A pesar de la rápida propagación del Coronavirus en el país, dueños de bares, cantinas y centros nocturnos, insisten en que se les autorice abrir aunque sea los fines de semana, anteponiendo sus intereses económicos por los de la salud de los cordobeses.

Inclusive, se han mostrado incrédulos ante la presencia del virus que ya ha dejado en el estado 2 muertos y más de 28 contagiados.

Ayer, acudieron al Palacio municipal para exigirle a la Dirección de Comercio se les dé la oportunidad de abrir los fines de semana, para poder apoyarse económicamente.

“Son cinco mil personas las que dependemos de estos negocios y no sabemos de dónde vamos a llevar un sustento a nuestros hogares; exigimos  un apoyo por parte del gobierno para el pago de rentas y nóminas ya que los empleados también viven de sus salarios y propinas”, comentaron.

Por otro lado, el líder del sindicato gastronómico, José Valentín Varela, aseguró que meseros han perdido la esperanza ya que es más factible que se sigan dando los cierres de estos giros.