Mexico, D.F.- La Marina en estos días ha estado capturando tanto a delincuentes de las calles que operan con la delincuencia organizada, como también a los no menos delincuentes que lavan el dinero sucio que se obtiene a base de crímenes y otros delitos. Ahora es tiempo de que el Presidente empiece también a limpiar a los que roban de las arcas del erario público, y que ponga a trabajar al SAT, al ORFIS, a la SIEDO y a la PGR.

En el reciente caso del asesinato del hijo de Moreira, se vio la forma de actuar del presidente Felipe Calderón la cual fue oportuna y expedita puesto que le envió un avión lleno de investigadores para resolver el caso, y en menos de 15 días ya tenía al culpable. ¿Qué no todos son iguales? ¿Por qué en lugar de condolencias a Moreira no le mandó a la policía para que lo detenga por dejar endeudado el estado de Coahuila?

Aquí en Córdoba también estamos llenos de delincuentes y también de los que están desfalcando todos los días las arcas del Ayuntamiento, además de los cómplices y aliados, empresarios que facturan obras sin licitar limpiamente para repartirse las ganancias a base de dádivas los presupuestos inflados. Los que se prestan a trabajar la nómina sin trabajar (aviadores); también delinquen. A todos  estos también deben se les debe a aplicar la ley, porque la ley es para todos.