Por Celso Noval Plaja

Las grandes “empresas mexicanas”, ya no lo son, fueron vendidas a extranjeros, por ello tenemos que ver el sano crecimiento de las PYMES.

 

Hoy las PYMES, son el 95% de las empresas mexicas, y producen el 70% de los empleos.

Los grandes empresarios mexicas, con eso de la globalización y la llegada de Peña Nieto, han vendido sus empresas a extranjeros. Han corrido. 

Si alguien piensa que miento o exagero, me remito a las pruebas que presentaré haciendo historia.

El Presidente López Porpillo, nacionalizó la banca, con la exclamación de: “¡Ya nos saquearon, no nos volverán a saquear!”. Esto fue por orden de la Judeo Masonería de Wall Street, con la finalidad de controlar a México y que nunca salgamos de la porquería en que estamos metidos.  

Con Zedillo el traidor, nos saquearon con el Fobaproa y de premio se fue a trabajar a USA con los Judas de Wall Street. EL PAGO DE LA TRAICIÓN.

Hoy, los bancos son de Judíos o Españoles y estamos casi en la quiebra. NO QUEBRAMOS PORQUE FOX Y FELIPILLO ahorraron 160 mil millones de dólares y es una muy buena reserva QUE NO CONVIENE A LA JUDEO MASONERÍA DE WALL STREET, por ello le dieron tantos miles de millones de dólares, para que ganara el traidor de Peña Miento.

Entre los negocios vendidos a extranjeros, está;

1.-  el Banco Nacional de México que pasó a poder de Citigroup, el principal banco de USA, con sede en New York. 

2.- el Banco de Comercio, es ahora propiedad del español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria; y

3.-  el Banco Internacional, mejor conocido como Bital, fue adquirido por el Hong Kong and Shangai Banking Corporation. Y los otros bancos que operaban en el país, también pertenecen a extranjeros. 

Los citados consorcios internacionales, además de que descapitalizan a nuestro México, pues todas sus ganancias se las llevan a sus matrices, explotan divinamente a los mexicas al cobrar muchísimo más por sus servicios de lo que tienen autorizado en su lugar de origen, con la complacencia de quienes debieran exigir lo mejor para los mexicas. 

Lo triste del asunto de los bancos es que, tras haber sido quebrados por quienes los adquirieron a precio de ganga y de ser “rescatados” mediante el tristemente célebre Fobaproa, que fue transformado en una cloaca a la que fueron a parar todas las porquerías cometidas por los fraudulentos “banqueros mexicanos”, ya debidamente saneados es que fueron enajenados a la banca internacional, con todo y los adeudos pagaderos por el pueblo mexicano, debido a que, como todos sabemos, esa deuda de los cerdo-banqueros, se convirtió en deuda pública. ¡Hermosos políticos ladrones tenemos! 

Haciendo un poco de historia, recordaremos que a finales del sexenio de Ernesto Zedillo, los que fueran Ferrocarriles Nacionales de México creados en 1907 por el gobierno de Porfirio Díaz, administrados durante treinta años por empresas extranjeras y nacionalizados en 1937 por el gobierno del general Lázaro Cárdenas, volvieron a manos de extranjeros durante el desgobierno zedillista y hoy pertenecen a las Kansas City Southern Lines y otras compañías trasnacionales.

“Y sigue la mata dando”: la casi totalidad de minas de oro y plata, para variar, se encuentran en poder de compañías extranjeras, violando, los postulados de nuestra Carta Magna en su artículo 27.

Como dijera el taradito de la tele: “Aún hay más”: pero no únicamente las empresas que fueran del gobierno se han enajenado al capital internacional, también lo han sido las más florecientes del país, tales como la famosa Cervecería Modelo, que fue vendida a la firma belga Anheuse-Bish InBer en la bonita suma de veinte mil cien millones de dólares.

Lo mismo sucedió con la no menos reconocida Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, la que fue adquirida, por la cervecera holandesa Heineken.

Además de la “mexicana alegría”, la mexicanísima bebida espirituosa destilada del agave azul, el tequila, en la actualidad no es producido por empresas mexicanas, puesto que todas las tequileras importantes, ya se encuentran en poder de trasnacionales. 

He aquí los nombres de las marcas de tequila más reconocidas y los de sus nuevos dueños:

1.- Tequila Sauza, desde hace algunos años pertenece cien por ciento, a la compañía inglesa Allied Domeq.

2.- El famoso tequila Don Julio es en gran parte propiedad de Seagrams.

3.- El 45% de la propiedad de Tequila Cuervo, es de United Destillers & Vinters.

4.- La firma norteamericana Brown Forman Corporation, posee el 33% de Tequila Orendain, además de haber comprado la totalidad del famoso Tequila Herradura.

5.- Pernord Ricard, compañía francesa es dueña absoluta del Tequila Viuda de Romero y su sangrita.

6.- Por su parte, Bacardí y Compañía, adquirió el Tequila Cazadores.

7.- La Fábrica de Chocolates La Azteca, hoy propiedad de Nestlé.

8.- de Gamesa, hoy  pertenece a Pepsico.

Todas las utilidades de las industrias mencionadas, también, como en el caso de los bancos, se va al exterior, fregando cada día más y más a nuestro país, que se descapitaliza grandemente, sin que a nadie le importe un comino. 

Y es que, aunque resulte doloroso, a los altos políticos como a los barones del dinero en este México de nuestros amores y pesares, únicamente les interesa llenarse las alforjas aunque a todo y a todos los demás, se los lleve el diablo. 

Como hemos podido ver, la casi totalidad de empresas cien por ciento florecientes y generadoras de grandes ganancias, fueron vendidas por el empresariado “altamente nacionalista” a TRANSNACIONALES GRINGAS. ¿Y esa clase de buenísimos mexicanos es la que propugna por la privatización de Pemex? ¿Para qué? ¿Para que les den parte de la paraestatal y luego puedan ventajosamente vender a extranjeros dichas participaciones, haciendo “caca” la medida implementada por el general Lázaro Cárdenas del Río en 1938?.

 Y si se privatiza Pemex, ¿de dónde va a obtener el gobierno federal el dinero necesario para comprar gasolinas y gas, amén de maíz, arroz, trigo, frijol, todo lo que nos comemos los mexicanos?, porque con el abandono que los neoliberales han hecho del campo, ya no somos autosuficientes. Echeverría, el Masón Priista le “partió su mandarina en gajos” al noroeste del País, que era el granero de la República,  para beneficiar a los nuevos amos de México, los Judas de Wall Street.

Importamos todos los granos que se producían en la zona de Sonora, desde maíz, frijol, trigo y hoy hasta huevo, ¿O creen ustedes que el descuajaringue de la avicultura en Guadalajara es pura casualidad?, noooo, en ello están los hijos de la mañana de Wall Street. 

Bien decía en su conferencia en Rosa Mística, Roberto Badillo Martínez, General de División D. E. M.  “El Peor Enemigo de México, son los EU”. 

Hablemos de gente honrada;

En mi gobierno no se tolerará a los ladrones: Felipe Calderón.

Si a las ratas va a encerrar,

deberá el gobierno, a diario,

cuando menos inaugurar

un centro penitenciario.