Superiberia
  • investigadores urgen acciones
  • Entre 2030 y 2050 habrá incrementos en la temperatura y un cambio sustancial en las lluvias

VERACRUZ.- El cambio climático dibuja un escenario adverso y extremadamente complicado para Veracruz durante los próximos años.
Investigadores de la Universidad Veracruzana advirtieron que entre 2030 y 2050 habrá incrementos en la temperatura y un cambio sustancial en las lluvias, lo que podría aumentar a futuro la frecuencia, magnitud y costo de los desastres.  
En el estudio “Veracruz, una década ante el cambio climático” —coordinado por Adalberto Tejeda Martínez, Beatriz del Valle Cárdenas, Carlos M. Welsh Rodríguez, Carolina A. Ochoa Martínez e Irving R. Méndez Pérez— se advierte que para el 2050, Veracruz enfrentaría el aumento de la temperatura media de 2 grados centígrados. 
Además, disminuirían la precipitación en alrededor de 5 por ciento pero con intensificaciones en las épocas de lluvias, es decir, que se exacerbaría el estiaje y también la intensidad de las inundaciones.
El estrés térmico ocasionado por el calentamiento global disminuirá la productividad de los cultivos, lo que a la vez alterará su ciclo fenológico, es decir, el ciclo de los seres vivos con relación al clima.
De igual forma, se incrementará la tendencia a la eutrofización (exceso de nutrientes) en lagos y embalses.
 
Ya hay menos lluvias
El estudio advierte que actualmente en Veracruz ya se tiene menos precipitación, en promedio, que hace dos décadas.
En las montañas; sin embargo, llueve más y ocurren tormentas de menor duración, con fuertes escurrimientos que arrastran el suelo fértil produciendo ríos de lodo y desprotegiendo el suelo en la cuenca alta, mientras que en la cuenca baja se registran sequías más
acentuadas y frecuentes.
Los frentes fríos y las ondas de calor son más pronunciados y de mayor duración.
En 2013, por primera vez en la historia del Estado, el Gobierno federal emitió una Declaratoria de Desastre Natural para 13 municipios por la ocurrencia de movimiento de laderas, ya que los daños por esta causa se incrementaron casi cinco veces respecto del año anterior.
Actualmente, se tienen cuantificadas a mil 400 familias en zonas de riesgo que deberían ser
reubicadas.

Vecino