ads

ESTADOS UNIDOS.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asegura haber firmado una orden ejecutiva para proteger los monumentos estadounidenses, que incluye anexos donde se anuncia que los responsables de incitar a desórdenes públicos serán perseguidos “hasta donde alcance la Ley”.
La orden, publicada en la web de la Casa Blanca, garantiza que cualquier persona o grupo que destruya un monumento o estatua podría enfrentarse a una pena de hasta 10 años de prisión, por el daño intencionado hecho a una propiedad federal.
La Ley, además, ordena que quienes incitan a la violencia y la actividad ilegal san procesados “hasta donde alcance la Ley” y avisa a las agencias de seguridad estatales y locales que permitan este daño de que podrían quedarse sin ayudas federales como castigo.
Asimismo, se dio a conocer que “el Fiscal General tomará todas las medidas apropiadas contra las personas y organizaciones que hayan participado en los actos ilegales, relacionados con disturbios y la destrucción de los bienes
federales”.

ads