Córdoba.-  Gran expectación entre los clientes que la mañana de ayer se encontraban realizando compras, y los que llegaban no daban crédito a la clausura del centro Comercial Walmart,  ubicado sobre el bulevar Córdoba – Fortín.

La acción que fue realizada por personal de la Procuraduría del Medio Ambiente, originó durante la mañana de ayer lunes, la movilización de efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, de la Policía Estatal y de La Marina.

El movimiento de las fuerzas del orden se originó luego de se diera a conocer, en un principio, sobre una serie de detonaciones realizadas por sujetos desconocidos, al respaldo de dicho centro comercial, sin embargo, al paso de los minutos todo quedó en rumor. 

   Personal de la  Procuraduría del Medio Ambiente del Estado, arribó al lugar con apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública para realizar una diligencia y proceder a la clausura del centro comercial.

En pocos minutos  todo el personal que ahí labora fue sacado de las instalaciones, personal de base, sindicalizados y promotores,  para que de manera inmediata se colocaran los sellos correspondientes en las entradas y salida del establecimiento.

 La clausura de este importante centro comercial se registró alrededor de las 10:30 de la mañana, hora en que personal de la Procuraduría del Medio Ambiente arribó al lugar a bordo de un vehículo oficial, camioneta, resguardada por efectivos de la Policía Estatal a bordo de dos unidades policiacas.

 Luego de algunos minutos de platicar con directivos y encargados de área, el personal de la PMA procedió a colocar sellos en todos  los accesos de dicho establecimiento, lo que originó que todo el personal que ahí labora fuera sacado del inmueble.

El movimiento en este lugar, originó una serie de rumores que de inmediato fueron subidas a las a redes sociales, en algunas se hablaba de una balacera, en otros sitios de detonaciones de arma de fuego, lo que provocó que en pocos minutos arribaran efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de La Marina.

Con la llegada de las fuerzas estatales y federales, propios y extraños optaron por alejarse; el estacionamiento, en donde momentos antes decenas de autos estaban estacionados, se vació en pocos minutos, “vámonos, apúrate algo malo está pasando, ya llegó la Policía y La Marina”, le decía un ama de casa a su pareja.

  En la parte trasera del centro comercial, cientos de trabajadores y empleados se reunían en la zona de descarga, en donde por cierto, se encontraban tres tráileres en espera de descargar sus productos, “quién sabe qué pasó que hasta la Policía estatal y los marinos llegaron”, comentaba una joven empleada, mientras por el área de entrada de personal de tráfico de mercancía, todos salían, “los promotores se pueden retirar, se les hablará por teléfono, los empleados “tienen que esperar”, decía una de las jefa de área.

  En los alrededores, patrullas de la Policía estatal continuaban realizando su recorrido, y para esos momentos ningún directivo del centro comercial, ni la Procuraduría del Medio Ambiente, daban a conocer el motivo por el que se procedió a la clausura, “más tarde se dará información, por el momento no hay nada que informar”, gritaba un trabajador de este centro comercial.

  Luego de dos horas, 12:30, los sellos de la Procuraduría del Medio Ambiente los cuales portaba la leyenda, PMA VER/DJ/EXP 154/2012, fueron retirados y el personal regresó a sus labores de manera normal, sin que se diera a conocer mayor información al respecto, pero sí se pudo saber que las pérdidas por esta clausura momentánea, fueron estimadas en varios millones de pesos.

 

 

Romeo  real  pachín

EL BUEN TONO