Por: Fernando Vázquez Rigada / columnista

Las palabras construyen. Las frases tienen cimientos. Un mensaje público detona reacciones en el cerebro: marcos conceptuales de imágenes, de creencias, de valores.
Piense en la palabra rata.
Habrá a ecologistas a quienes le genere amor y tranquilidad. A la mayoría no: produce reacciones de aversión. Miedo. Asco. Y más: remite a suciedad. A enfermedad.
George Lakoff, el principal lingüista y científico cognitivo dedicado a la política, desarrolló la teoría de marcos mentales como resultado del lenguaje.
Eso es algo muy poderoso que ha construido Andrés Manuel López Obrador.
Sus metáforas y conceptos martillean y eso explica sus cada vez más bajos pero aún importantes niveles de aprobación.
Sus opositores son -somos- cada vez más: al menos 65 millones de un universo de 90 millones de votos. 10 están aún indecisos.
Pero hay un problema: repetimos las palabras y argumentos de López Obrador. Si uno utiliza el marco conceptual del adversario, aunque sea en sentido negativo, él gana.
El primer gran error de la oposición es repetir, casi balando, que no hay oposición.
¿No?
La Suprema Corte de Justicia de la Nación tumbó la intentona de extensión de mandato de Morena en Baja California.
Los jueces frenaron los efectos del decreto que prohíbe la producción de energías limpias.
De los 10 gobernadores mejor evaluados, 8 son de oposición.
Los gobernadores del PAN devolvieron cajas repletas de material médico inservible.
La oposición en el congreso impidió que López Obrador modificara el presupuesto a su antojo.
Los senadores de oposición frenaron el amago de revocación de mandato el próximo año.
El Banco de México le dio un manotazo a López Obrador cuando quiso pepenarse las reservas.
Mexicanos Contra la Corrupción destapó que López Obrador miente y oculta 4 mil muertos por Covid solo en la Ciudad de México.
Decenas de analistas en medios critican todos los días las ocurrencias del presidente.
EL Consejo Coordinador Empresarial pactó apoyo a emprendedores directo con el BID.
¿No hay oposición?
La oposición necesita crear su propio marco mental. El primer bloque: Somos más los que vamos a rescatar a México.
Segundo bloque: crear un vocabulario propio que refuerce ese marco. Levantar a México. Unir a las familias. Dar alivio a los hogares. Defender el empleo. Proteger tu patrimonio. Imponer el orden en las calles.
Toda esa construcción habla de un marco distinto al del gobierno: de acción y de contraste.
Otra lección de Lakoff: la verdad no basta. De mi cosecha: no sirve si se mete en el marco del adversario. A la gente no le importa la verdad, ni los datos, ni las cifras. Le importa refrendar sus valores.
Hillary Clinton creó 7 macrositios de gente erudita trabajando 24/7 probando que Trump mentía. Al final, la campaña de Hillary no fue de por qué ella era mejor, sino de que Trump mentía.
Y por eso quienes se afanan en desmentir los datos de las mentiras de AMLO fracasan. No es porque la gente sea tonta. O zombies (bueno, algunos sí). Es porque se argumenta dentro del marco mental de ellos, no del nuestro.
La última y me voy: ¿quiere atacar a AMLO? Jamás use su lenguaje. Si lo hace, lo refuerza. Borre de su mente: 4T. Fifís. Neoliberales. Conservadores. Moralmente derrotados.
Cada vez que se usa sus palabras, él gana. Repetir que “no hay oposición” desanima: La gente siente que es inútil tratar de organizarse. Subrayo la intención: siente. Esto es de entraña, no sólo de inteligencia.
¿Le digo algo? Vamos a derrotar al partido Morena el 2021, a poner frenos a su gobierno y a hacer más corto su sexenio, a amarrarle las manos a sus políticos abusivos.
Quienes creemos en el valor del estudio, del trabajo, del esfuerzo; quienes emprendemos y no esperamos que nadie nos regale nada, vamos a levantar a México: con decisión, con orden, con empatía.
Somos los mismos que creemos en la propiedad privada y no permitiremos que unos fanáticos nos expropien nuestra casa, nuestras escuelas, nuestros ahorros, y mucho menos nuestra dignidad e historia.
Juntos vamos a aliviar el dolor de las familias y desataremos la fuerza de México para crear un futuro brillante.