Por CATÓN / columnista

En un camino rural en construcción una aplanadora pasó por encima de una gallina de rancho. Se puso en pie la gallinita, aturrullada, se sacudió las plumas y exclamó luego con gran satisfacción: “¡Ésas son pisadas, no fregaderas!”… Don Melomeo, señor de muchos años, tuvo un episodio de incontinencia vesical y se mojó los pantalones y demás. Con voz humilde le dijo a su señora: “¿Recuerdas, viejita, que al día siguiente de nuestra boda me dijiste que yo tenía muchos defectos, pero que tarde o temprano me cambiarías? Pues bien: creo que ha llegado el momento de que lo hagas”… Un tipo ansiaba poseer una gran inteligencia a fin de poder dedicarse a actividades que requerían mucho cerebro. Fue a la consulta de un médico famoso y le preguntó: “Doctor: ¿qué puede hacerme para que sea mil veces más inteligente de lo que soy?”. El facultativo respondió sin vacilar: “Puedo hacerle una operación de cambio de sexo”… El amigo de Babalucas le contó muy apesadumbrado: “El médico me dijo que tengo herpes genital”. “¡Qué barbaridad! -se condolió el tonto roque-. ¿Pos qué comiste?”… Hay quienes opinan que López Obrador se dice de izquierda, pero que tiene más bien rasgos muy de derecha, como por ejemplo sus frecuentes citas evangélicas, las menciones que hace del Papa Francisco, sus acercamientos con las iglesias cristianas, la clara hostilidad que muestra a los movimientos feministas y defensores de la diversidad sexual. Yo pienso que AMLO es verdaderamente izquierdista y aun me atrevo a suponer que es de izquierda radical en la línea de los marxistas de hace 50 años o más. No puede mostrar ahora esa faceta de su formación política y por instinto político debe ocultar su ideología de fondo, pero si gana las elecciones de 2021 se abrirá de capa, usando un símil de la tauromaquia y se dará a ver como realmente es. Entonces sí sus acciones corresponderán a su verdadero ser. Desde luego México no es Venezuela, y menos aún es Cuba. La vecindad con los Estados Unidos constituye un poderoso factor geopolítico que nadie puede soslayar, sobre todo de este lado. Sin embargo los dogmatismos de la izquierda y sus extremismos radicales no suelen tomar en cuenta las limitaciones impuestas por la realidad y más que reconocerla buscan inventarla, cosa que está ya sucediendo dentro de la 4T. Por eso el próximo año es crucial para nuestro país. Los partidarios de la verdadera democracia debemos trabajar desde ya para evitar democráticamente el triunfo de Morena en el 2021. Tenemos que crear un sistema de frenos y contrapesos que limite el poder presidencial y evite los daños que suelen derivar del caudillismo absolutista y del populismo demagógico. Un voto por Morena el próximo año será un voto contra México… Aquella mañana don Cucoldo recibió una agradable visita: se le presentó en su oficina don Pitorro, antiguo compañero de colegio a quien no veía desde hacía años. “Te invito a comer en mi casa –le dijo-. Te espero aquí a las 15:00 horas para llevarte. Ahora son apenas las 10:00 horas, pero te diré lo que puedes hacer. Ve a la colonia Petunia. Ahí hay muchas señoras guapas y complacientes que acostumbran salir a tomar el sol en su jardín. Con un poco de suerte hallarás una dispuesta a pasar contigo un agradable rato”. El visitante se fue muy contento con la sugerencia que su amigo le hizo. A eso de las 12:00 horas don Cucoldo decidió ir a su casa a hacer los preparativos para recibir a su antiguo camarada. Cuál no sería su sorpresa –expresión inédita- cuando lo halló muy entretenido con su esposa. “¡Pendejo! –le gritó en paroxismo de furor-. ¡Te dije ‘colonia Petunia’! ¡Ésta es colonia Tulipán!”… FIN.