Acatlán.- Familiares y amigos del líder cañero ejecutado la madrugada del lunes le dieron el último adiós. Entre lágrimas se llevó acabo el traslado del cuerpo a la iglesia del pueblo, donde le dieron misa de cuerpo presente, para posteriormente enfilar con rumbo al campo santo.

Al estar en el cementerio se podían escuchar las lamentos de dolor que cimbraban el alma de todos los presentes, mientras se atendían las palabras de aliento hacia los dolientes de los amigos que acompañaron al cañero finado.

A la peregrinación se unieron casi todas las personas del pueblo y visitantes de los pueblos cercanos que conocían al profesor Abel Valdivia González, por quien pedían el descanso de su alma y pidiendo a Dios por las personas que lo privaron de la vida.

Los familiares se veían con el rostro desencajado y con tristeza reflejada, los presentes no hacían más que caminar lento y pausado como queriendo no llegar al lugar donde sería dejado el cuerpo, el párroco dio el mensaje de paz y pidió a los presentes que pasaran a despedir de su familiar y amigo.

Con una rosa en la mano desfilaron decenas de personas para rociar agua bendita, algunos con lágrimas en los ojos decían “jamás te olvidaremos siempre vivirás en nuestros corazones” lo que hacía más triste el momento.

 

De la redacción

El Buen Tono