Superiberia
  • Son médicos del Insabi
  • En el Hospital Regional de Río Blanco negaron vacunas a varios trabajadores del área COVID, lo que provocó protestas.

Río Blanco.- Al menos 32 médicos y enfermeros contratados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), a fin de dar batalla al COVID-19 en el Hospital Regional de Río Blanco (HRRB), hicieron un llamado al gobierno federal porque pese al riesgo que enfrentan, por “favoritismos” no fueron tomados en cuenta para la aplicación de la vacuna. 
Algunos de los afectados manifestaron preocupación porque les renovaron contrato para laborar otros tres meses en el nosocomio, ante el incremento de casos de Coronavirus y por lo tanto seguirán expuestos al contagio. 
Acusaron que desde enero pasado que se aplicaron las primeras dosis supuestamente sólo a personal de primera línea, fueron excluídos de la selección que realizó la dirección del nosocomio, la jefatura de enfermeras y los líderes sindicales, que aseguraron se involucraron en el asunto aunque no les correspondía de ninguna manera. 
“Debimos ser contemplados por estar en la primera línea de batalla, pero en nuestro lugar la vacuna se le aplicó al personal de otras áreas y hasta a secretarias y trabajadores de mantenimiento que no tienen cercanía con el área COVID, el argumento es el derecho de antigüedad, lo que no se justifica”, expusieron las fuentes. 

Vecino