Al menos 152 miembros de la Iglesia católica mexicana han sido separados de su oficio por presuntos casos de pederastia, dijo el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López.

Cabrera López, que además es arzobispo de Monterrey, dijo que “en lo que va de estos últimos nueve años han sido retirados del ministerio 152 sacerdotes, algunos, por el tamaño de la culpa, han tenido que ir a la cárcel, algunos ya la compurgaron, otros están todavía haciéndolo”. .