Orizaba.- En 12 años, la Diócesis de Orizaba registró 15 deserciones de sacerdotes y sólo se ordenaron 11 nuevos, reveló el obispo, Marcelino Hernández Rodríguez.

Explicó que los números corresponden al año 2000 que fue cuando se creó la Diócesis a la fecha, “en estos tiempos todas las vocaciones son cada vez más difíciles de mantener por las distracciones que hay en el mundo”.

Dijo que algunos dejaron la profesión por problemas propios o ajenos a ellos, pero influyeron factores como la madurez afectiva, salud e incluso familiares.

 

Omar Celiseo V.

EL BUEN TONO