Coatzacoalcos.- Debido a los graves problemas de personalidad que sufría y la violencia que ejercía hacia su madre a causa de la enfermedad mental conocida como esquizofrenia, el joven Manuel Gutiérrez Cortés, de 30 años de edad y que tuvo su domicilio en la calle Sauce número 18 de la colonia Iquisa, se quitó la vida colgándose en el interior del baño del cuarto que habitaba, ubicado en la parte posterior de ese terreno.

Fue aproximadamente a la una de tarde del jueves, cuando las autoridades ministeriales tomaron conocimiento del deceso del joven.

El cadáver que ya presentaba signos de descomposición fue encontrado por una de sus prima de nombre Rosa Aquino Córdoba, de 34 años, quien dijo que el hoy extinto, debido a su enfermedad, ya había intentado privarse de la vida en otras ocasiones, lográndolo esta vez, dejando además de una carta póstuma y un amplio mensaje a su progenitora, siendo el siguiente:

“Te dejo en paz como querías, ya no viviré aquí, ni molestaré a nadie, no tengo a donde ir, y lo sabes por que siempre te lo dije, has lo que ibas hacer, olvidate de mi has de cuenta que me corriste, que me fui, que sólo desaparecí de tu vida como querías, tirame a la calle… a la basura, no reclames mi cuerpo…sólo eso te pido…no quiero misa, ni rezos, no soy creyente, ni que me entierres, ni cremes,  sólo has lo que ibas a hacer desentenderte… hacerte de la vista gorda, hecharme o hecharle la culpa a alguien menos a ti, y no seas tan cínica e hipócrita y quieras llorar por mi y pedirme perdón… por que ni muerto te perdono”.

 

Agencias