Orizaba.- El padre Alejandro Solalinde exagera las cosas cuando dice que a la Iglesia no le importa el tema de los migrantes, “quisiera que le diera más y ojalá le pudiéramos dar más”, manifestó el obispo, Marcelino Hernández Rodríguez.

Precisó que en cada Diócesis hay sacerdotes que trabajan en el asunto, no sólo él, “trae una onda… y que bueno que se preocupe, pero en honor a la verdad, no es tal como lo dice”.

Lo anterior en torno a las declaraciones que realizara Solalinde en defensa de los migrantes y acusara a la iglesia de no realizar una buena labor a favor del sector.

Por ello Hernández Rodríguez aceptó que en efecto no se hace una buena labor con los ilegales, pero tampoco con otros sectores como las madres solteras, los niños huérfanos, ni por los de parálisis cerebral, con cáncer, las familias pobres; que hace falta mucho trabajo no nada más de la iglesia sino del pueblo y las instancias oficiales.

En torno al asunto del fin del mundo en cuatro días más, indicó que Es importante pensar en cuándo se acaban las cosas, pero todos los días se termina el mundo para las personas que fallecen, “y ese acto tampoco es de fin porque se pasa a otra etapa de la existencia en la vida eterna”.

“Para eso viajó Jesús, a encarnarse y quedarse entre nosotros, para decirnos que hay otra vida, que sí hay algo después, que no se acaba con la muerte, y eso es importante pensarlo”, remarcó.

Indicó que es muy cierto que llegue el 21 y posterior el 22 y así muchos más días y años en donde el mundo seguirá girando, por lo que invitó a no caer en psicosis, ni miedo porque sería infundado.

Pidió preparase para cuando Jesús llegue para el encuentro con todos y diga que se terminó la existencia, “que en esos momentos se encuentran realizando lo que encargó que hicieran en sus principios de amor”. 

Añadió que en el caso de los padres de familia, deben de hacer su labor de padres, los políticos cumpliendo con su pueblo, seminaristas y religiosos haciendo lo que tienen que hacer como mandato de Dios.

 

Omar Celiseo V.

El Buen Tono