La Navidad

Beirut.- La cifra de víctimas mortales de la masiva explosión registrada la semana pasada en la capital de Líbano subió a cerca de 180 personas, con un estimado de 6 mil heridos y al menos 30 desaparecidos, dijo las Naciones Unidas.

La explosión afectó a las operaciones en seis hospitales, frente a los tres iniciales, y dañó más de 20 clínicas en las partes de Beirut más golpeadas por el estallido, señaló la agencia de asuntos humanitarios de la ONU en un reporte.

“Una rápida evaluación preliminar dentro de un radio de 15 kilómetros de las explosiones ha revelado que, de 55 instalaciones médicas, solo la mitad están completamente operativas y alrededor del 40% han sufrido daños de moderados y graves y necesitan rehabilitación”, agregó.

Todavía se desconoce qué causó el incendio del 4 de agosto que prendió cerca de 3 mil toneladas de nitrato de amonio que estaban almacenadas en el puerto de Beirut. Pero los documentos que han aparecido desde entonces muestran que el liderazgo del país y las autoridades de seguridad estaban al tanto de que los químicos estaban almacenados allí.

La explosión ha cambiado el perfil de la capital y forzó la renuncia del gobierno. El parlamento de Líbano aprobó el jueves la declaración de estado de emergencia para Beirut en su primera sesión desde la tragedia, y concedió amplios poderes al ejército en medio del creciente descontento popular y de la incertidumbre política.