Orizaba. – Familias completas estuvieron presentes en la quema de los fuegos pirotécnicos , a pesar del llamado, el centro y la calle madero se concentró un importante número de personas, algunos que salían de sus trabajos.
Esto se da al término de la Solemne Eucaristía de la fiesta del Santo Patrono que presidió el obispo de la diócesis de Orizaba, Eduardo Cerbantes Merino, quien pidió a los feligreses motivarse en la fe, ante momentos difíciles que se viven, sumado a la pandemia.