• Por caso Odebrecht

CDMX.- Este sábado Proceso dio a conocer que el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) presuntamente fue partícipe en el esquema de corrupción del caso Odebrecht, a través de la
planta Etileno XXI.
Cabe recordar que en 2016 la compañía brasileña Braskem, filial de Odebrecht, y la mexicana Idesa pusieron en operación la planta Etileno XXI al sur de Veracruz. Desde ese año Petróleos Mexicanos (PEMEX), mediante un contrato firmado, se comprometió a proveerles 66 mil barriles diarios de etano, un hidrocarburo y excelente combustible. No obstante, para cumplir con el convenio tuvo que disminuir 30 por ciento el abasto del mismo insumo a sus propias petroquímicas de Cangrejera, Pajaritos y Morelos.
Además, en el documento signado con Braskem-Idesa -del cual Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Proceso tienen copia-, PEMEX aceptó pagar una multa de hasta 300 millones de dólares en caso de incumplimiento. Pero la producción nacional del combustible no es suficiente para la cuota suscrita, aunado a la demanda de las propias plantas de la paraestatal, por lo que esta comenzó a importarlo siendo que históricamente había sido autosuficiente al respecto, de acuerdo con MCCI.
La reportera Jesusa Cervantes en “El contrato de Etileno XXI, obra de Felipe Calderón” señala que en base a copias del expediente de la empresa Odebrecht, documentos internos de Idesa y Pemex “Proceso reconstruye cómo se armó la trama de la trasnacional brasileña, quiénes la diseñaron y desde cuáles dependencias federales en los dos sexenios anteriores. Y todo apunta a Calderón Hinojosa”.
Felipe Calderón ideó el contrato Etileno XXI para favorecer a Marcelo Odebrecht, con lo que sangró al Estado con miles de millones de pesos, permitió al empresario establecer una plataforma fraudulenta para mover millones de dólares a diversos países y le endosó a Enrique Peña Nieto (2012-2018) la tarea de facilitarle al brasileño la ingeniería financiera… Un contrato de largo alcance transexenal”.