México, D.F.- Un gol de Olivier Giroud en el minuto 94 fue el castigo de Francia a una España que perdió su identidad en la segunda parte de un duelo decisivo para acceder como líder de grupo al Mundial 2014, y bajando a la tierra con un empate a una selección que no pinchaba en un partido en una fase de clasificación desde hacía cinco años.

En el último suspiro. Un exceso de confianza de Juanfran Torres provocó el empate. En vez de especular, intentó hacerse un auto-pase y generó un contragolpe mortal. La bella España del primer acto desapareció en el segundo. Superada por una Francia que cortó la triunfal racha de los partidos de clasificación de La Roja, que ganaba todo desde el 8 de septiembre de 2007.

Veinticuatro victorias consecutivas desde un empate en Islandia.

Por el conjunto español marcó el gol Sergio Ramos después de un buen centro de Busquets que le permitió pegarle con fuerza a la red.

 

AGENCIA