• Permiten unas actividades y otras no

Orizaba.- El reglamento que aplica el ayuntamiento de Orizaba debe ser congruente con la realidad ante el número de contagios por SARS-CoV-2, pues no es posible que se restrinjan las peregrinaciones y actividades religiosas, pero centros de diversión estén abiertos al 100 por ciento y lo mismo ocurre en gobiernos de la región.
El vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, insistió, “el semáforo epidemiológico no tiene que ver exactamente con la realidad que experimenta la población a nivel de contagios y de casos activos, por lo cual se sigue invitando a las medidas restrictivas correspondientes, para que en estas fiestas decembrinas no se incremente el número de contagios”. 
Ante ello, dijo, “se solicita también la colaboración de todos porque no solamente implica la responsabilidad de los ciudadanos, recordemos que para eso se hacen las leyes, cuando el ciudadano a lo mejor no genera una responsabilidad autónoma es necesario que haya normas, reglamentos o leyes para la actividad social”.
“Por esta razón, los ayuntamientos deben colaborar restringiendo ciertas actividad y de modo consciente, creemos que la reglamentación debe ser congruente para verdaderamente evitar que se generen un mayor número de contagios”.

Ilógicos recortes de presupuesto
Por su parte, ante el recorte del presupuesto para el ayuntamiento de Orizaba y que pasó de 740 millones de pesos a 732 millones para el Ejercicio 2021, el vocero diocesano Helkyn Enríquez manifestó: “se sabe que ante la situación económica del país es lógico que en algunos casos se aplique un recorte, pero creo que siempre tiene que ser como decimos, en consonancia con una política de austeridad”.