Este lunes, el Aeropuerto Internacional de Hong Kong canceló los vuelos de salida del resto del día por una protesta, al iniciar la 10ma semana de manifestaciones sin indicios de que ningún bando vaya a ceder. La Policía había presentado esa mañana vehículos equipados con cañones de agua para controlar multitudes.

El aeropuerto, uno de los más transitados del mundo, canceló todos los vuelos que quedaban después de que miles de personas abarrotaron la terminal principal e “interfirieron gravemente” con las operaciones, de acuerdo con un comunicado del Aeropuerto.