CDMX.- La extracción de miles de litros de gasolina de los ductos de Pemex supone una tarea compleja que requiere de conocimientos técnicos sobre la operación de esta infraestructura.    

Una información fundamental para extraer hidrocarburos es la presión a la que el producto está viajando dentro del ducto, así como horarios de suministro.

Si hubiera que ubicar dónde comienza la responsabilidad de la crisis de desabasto de gasolina en México, habría que empezar  por los corruptos funcionarios de Pemex.

Estos malos funcionarios tienen bajo su mando a cinco hombres con un largo trayecto criminal, quienes tienen como rasgo en común que comenzaron a delinquir siendo muy jóvenes y que tienen una larga temporada como sicarios, secuestradores y extorsionadores.

Ellos son: Roberto de los Santos de Jesús, alias El Bukanas, zona de influencia: Puebla y Veracruz. Antonio Valente Martínez Fuentes, alias El Toñín, zona de influencia: Puebla y Veracruz; José Antonio Yépez Ortiz, alias El Marro, zona de influencia: Guanajuato;  Nemesio Oseguera Cervantes, alias El Mencho, zona de influencia: Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Colima, Veracruz, Querétaro, Puebla, Estado de México; y Óscar García Téllez, alias El Loco Téllez, zona de influencia: Puebla y Veracruz. En su ambición por meterse billetes a las bolsas, estos funcionarios corruptos le quitan al País unos 60 mil millones de pesos anuales y, a cambio, dejan una estela de asesinatos, raptos y narcofosas, en la sangrienta batalla por monopolizar el negocio del huachicoleo.