Superiberia
  • Los taladores arrasan con todo, por lo que la erosión del suelo y la pérdida de biodiversidad son graves.

XALAPA.- La tala ilegal realizada por grupos delictivos, así como el robo hormiga de madera que hacen algunos campesinos de áreas aledañas acaban los bosques veracruzanos, denunció Héctor Narave, catedrático e investigador de la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana (UV), quien añadió que este problema se presenta en las cinco regiones forestales de la entidad.
Asimismo, expuso que la situación forestal es “critica” y que las actividades ilegales de extracción de madera en estas zonas han aumentado no sólo en el Cofre de Perote sino también en el Pico de Orizaba, Huayacocotla, Los Tuxtlas y el Uxpanapan. Todo esto, añadió,
mientras el trabajo de las autoridades correspondientes es insuficiente y poco operante.
El investigador, quien durante más de 25 años ha dirigido proyectos científicos y ambientales en torno al Parque Nacional Cofre de Perote, dio a conocer que además de la tala ilegal y el robo de manera de las áreas forestales por parte de personas ajenas a las comunidades, también se presentan los aprovechamientos forestales simulados.
Para el ex director de la Facultad de Biología de la UV, el daño que ocasionan las actividades extractivas en las zonas forestales es grave y se está reflejando en la pérdida de biodiversidad, la erosión del suelo, la modificación del clima y la disminución de agua.

Vecino