in

Impera desabasto en almacén del IMSS

ADD

Juan Meza

el buen tono

Córdoba.- Sin un balance oficial el almacén delegacional ubicado en Río Blanco sufre un desabasto brutal que mantiene inoperante a las farmacias de las clínicas que pertenecen a la Veracruz Sur IMSS.

Derechohabientes y trabajadores del IMSS acusan que la complicidad entre el personal de confianza mantiene una austeridad de medicamentos, aunque estos exigen resultados a las unidades médicas en donde los administradores deben maquillar cifras para satisfacer la falta de oficio del personal de confianza del encargado del almacén regional, a esto se suma que se ven imposibilitados para comprar medicamentos por las claves negadas por las instrucciones verbales de personal de confianza.

Chistosos ¿no? Niegan compras, pero qué tal le pagaron a Luis Sánchez alias “La Cochinilla”, que tenía a su cargo la Coordinación de Abasto y será reinstalado e indemnizado con 7 millones de pesos, lo cual seguramente es otra mala maña del “Maestro” César Ulises Romero Gil alias “Papero”.

Este honorable ciudadano pactó ser cesado con el cargo de ‘acoso sexual’, cargo que misteriosamente nunca llego a la Fiscalía, en lugar de revisarle las facturas y los desfalcos en compras de medicamentos en complicidad de la ex encargada de la IMSS Veracruz Sur Adriana Alfaro Muñoz (cómplice de Tubillas), para evitar que descubrieran el daño patrimonial que orquestó la pandilla de Jorge Tubillas.

Todo esto ante la complacencia del Órgano Interno de Control Delegacional a cargo de Nadia Cid García. ¿y los enfermos? ¡¡¡Bien gracias!!! Siguen muriéndose por estos corruptos.

Invitamos a todos los derechohabientes a que nos compartan su experiencia en el IMSS, en breve publicaremos los nombres del personal de confianza del almacén delegaciónal en Río Blanco junto con las claves de medicamentos y material de curación de la cual son responsables surtir para que la población les brinde un aplauso si así lo amerita o una queja en la Secretaría de la Función Pública.

Superiberia

Ven una feria desorganizada

Exponen a abuelitos