Fortín.- Habitantes del Pueblo de las Flores se manifestaron en contra de la ampliación de la línea de conducción de agua potable de dos pulgadas a ocho, esto debido a que pensaban que se llevarían el agua a otro sitio y se escasearía en esta localidad.

Debido a que se pensaba dar el banderazo de esta obra, finalmente éste no se llevó a cabo pues antes de la llegada de los funcionarios municipales y estatales, ya los esperaban alrededor de 50 habitantes para impedir  esta obra.

Una vez que llegaron las autoridades, de primera instancia el titular de la CAEV indicó que no se haría la obra, debido a que la comisión no realiza nada sin el consentimiento de los habitantes, pero al solicitar la oportunidad para explicar el proyecto, las personas dijeron que sería lo mejor, pues tampoco querían que el recurso se fuera a otro lado y dejarán de recibir un posible beneficio.

Después de casi una hora de explicaciones, se llegó a la conclusión que sería este jueves a las cinco de la tarde cuando el titular de la CASF, Efrén Rincón Landa, sea el que les explique más a fondo el proyecto, aunque se confirmó que la obra sí se hará a partir del lunes con la aprobación de los habitantes.

Al respecto una ciudadana, dijo que no querían la obra debido a la desinformación que se tiene en esta zona, pues creían que el agua se la llevarían a otro sitio, tal y como lo han hecho en los últimos años.

“Tenemos drenaje abierto en el río Toribio, no hay planta de tratamiento de aguas residuales, se llevan el agua, pues el agua potable no se da porque le costó a los ejidatarios y pobladores; tampoco queremos que otorguen un uso de suelo de manera indiscriminada”.

 

 

Mauricio Láinez 

El Buen Tono