Huatusco.- El homicidio de José Enrique Peña Martínez, de 32 años de edad, taxista de la localidad y quien falleció en los separos de la Policía Municipal a causa de una golpiza, sigue impune, denunciaron pobladores.

Aunque por estos hechos, recordaron, detuvieron a dos gendarmes,  se trató de “chivos expiatorios”, mientras que los autores materiales siguen prófugos de la justicia.

El lunes 3 de agosto se cumplió un año de los hechos, que derivaron en la quema de una patrulla por parte de los taxistas, sin contar que dos personas resultaron heridas de bala. 

La tarde de ese día, familiares de José Enrique pidieron la presencia de la Policía para que controlaran al trabajador, que estaba agresivo y requerían ayuda en el lugar. 

Los oficiales intervinieron al hombre, pero al llegar a la Comandancia le propinaron una golpiza que le costó la vida, por lo que se informó a los familiares que había muerto. 

Protestas

Compañeros de José Enrique, que se enteraron de lo que pasó, se concentraron afuera del lugar y ante la falta de respuesta, decidieron quemar una patrulla. 

Aunque se identificó a los responsables del homicidio, huyeron, mientras que José Andrés Popo y Juan Antonio González fueron detenidos y vinculados a proceso, aunque ambos dejaron claro que no participaron en la agresión contra el trabajador.

En las audiencias argumentaron que sólo escucharon los gritos del taxista y minutos después vieron que varios de sus compañeros se cambiaron y se fueron, incluso antes de que los operadores de autos de alquiler cercaran el Palacio Municipal.