Alejandro Solis
Columnista

Superman nada pudo contra la kriptonita, el hombre araña fue depresivo por no prever la muerte de su tío; a Rubén Olivares el “Púas”, se lo chuparon las botellas. Se entiende, el cura Hidalgo era feliz, feliz, feliz entre faldas y parrandas (Los Pasos de López; Ibargüengoitia, J. 1982); CaldeRón al ron; Fox a la Coca Cola curada de Marthita.
En la sociedad de mercado, superhéroes y personajes públicos sufren de su talón de Aquiles. Sin poder evitarlo. ¿Por qué?
Siendo esbirros, al tiempo se desgastan. Mienten cuando prometen lo que no van a cumplir. Siendo innecesarios como intermediarios, pocos se reciclan, y, menos, perduran al paso del tiempo. A menudo, su vigencia depende de estornudos.
Todos facilitan al poder en la medida de contener, distrayendo, reprimiendo, poniendo fuera de combate a los miserables. Aberración del sistema, son incapaces de conformarse con la función y sueldo de administradores operadores; pasándose de lanzas, cuando pueden desbancan al patrón. Al lo menos lo estafan, o le hacen complots.
EnCasaDelIngenuoAsadónDeRatas. Es el caso de Lorenzo Cordova Vianello, quién, ante la disyuntiva de reducir el presupuesto del INE, prefiere sacrificar programas simuladores de democracia, a ganar menos que el presidente.
Mercenarios. Hacen del poder público el gran negocio. Los más vivillos, tercereando entre productores y consumidores, se hicieron más millonarios en dólares, que multimillonarios en pesos.
Nuestro ciudadano presidente, AMLO, es inmensamente feliz, feliz, feliz administrando baratito la herencia neoliberal, sufriendo en público lo que gustoso en privado aceptó pastorear: la 4ªT y su modelo populista de bienestar se diseño para soliviantar la crisis general y última del capital.
TalónDeLópezO. La 4ªT no es idea original de López Obrador. Es un programa político/económico concebido por ideólogos imperialistas para distraernos con una pelea de sirvientes neoliberales vs bienhechores nacionalistas, mientras los financieros siguen substrayendo la riqueza mundial. Para comprenderlo, ¿necesita Usted un ejemplo casero?
En los primeros 365 días de gobierno de Bienestar, a los pobres les tocó bailar con la misma changa heredada de Peña Nieto: vivir al día con salarios de miseria, mientras las casas de bolsa especulando e invirtiendo el sector primario nadan con en mares de riquezas, extraídas del trabajo y patrimonio de los pueblos.
GanarEndeudandoDesordenando. En medio de la recesión y el recorte del gasto corriente, las masas se obligan a una austeridad franciscana, la Oligarquía financiera cobra cada mes sus garantizados porcentajes por el servicio, comisiones y pagos de la deuda, más los incrementos correspondientes al crecimiento diario de 1,200 millones de pesos.
Tan solo Bancomer captó de enero a septiembre del 2019, 42 mil millones de pesos, 7% más que el año anterior. Misma cantidad que ganó el conjunto de la banca, en el trimestre enero/abril de 2019.
PrimeroLosPobres. AMLO ama disfrazarse de pueblo masificado prometiendo no mentir, robar, ni traicionar a los pobres primero, guiándose por un principio de la planeación estratégica: para ganar tu nicho de mercado, identifica debilidades transformándolas en áreas de oportunidad.
Al principio de su exitosa carrera política le dio resultados la fórmula aprendida en su época de dirigente juvenil del PRI. Asido del pasamanos de la izquierda, subió escaleras entre demócratas liberales, excomunistas, exsocialistas, militantes de partidos de Estado, o, sin partido, coronó sus esfuerzos con dos candidaturas erráticas.
Pero comprendió que perdió no por fraude electoral, pues también se gana fraudulentamente, sino por falta de padrinos poderosos con capacidad de incidir en políticas de Estado. Asimiló de sus flaquezas, corrigiendo justo a tiempo, al costo de desechar amigos originarios.
LaManoQueMeceLaCuna. En la tercera campaña presidencial alcanzó su meta con ayuda de un extraordinario Tlacaélel, trasmigrado en “agente del cambio verdadero” de peluche y fina estampa: Alfonso Romo, capitán del círculo financiero y empresarial ducho, le abrió las puertas de club de súper millonarios.
AmásMenos. Con operadores de la catadura de Manuel Bartlett, Jiménez Espriú y el reservado por ostentoso César Yánez, Tlacaélel, con formación erudita en ciencias sociales, económicas, políticas e históricas, así como por el hecho práctico de estar desde hace 50 años en los linderos donde se trazan políticas económicas imperiales, previendo la bancarrota del imperialismo diseñaron un plan maestro para sacarle la vuelta a su declive.
A la par de facilitar la concentración de la riqueza en el 1% de la población mundial, las veloces súper conexiones digitales favorecen la socialización de la producción, la distribución y el consumo mundial. Pero no cambian mágicamente, ni por accidente, las relaciones de propiedad.
OutsourcingNow. A cuarenta años del inicio de la era digital y la tendencia a robotizarlo todo para prescindir cada vez más del trabajo humano en la producción, su “productividad” facilita la competitividad aumentando el volumen de lo producido.
Junto con la división técnica del trabajo, el outsourcing es una mecánica idónea para la sobre explotación, pues legalmente le quita responsabilidades laborales y sociales a la patronal.
TalonazoDeAquiles. Es una aceptación involuntaria de la socialización implícita en el modo de producción digitalizado, donde las mercancías resultan de procesos de trabajo complejos repartidos por todo el mundo; con resultados económicos a favor del capital, cada vez son más cuestionados y rechazados por millones de trabajadores, técnicos y profesionistas, proletarizados, o, desempleados.
PartidoRePartido. Dueños y empresas outsourcing son sinónimo de coyotaje, terceristas ociosos, bucaneros. Vividores de salarios baratos y prestaciones negadas al trabajo, prefieren pagar más por el outsourcing, que por la contrata formal de los trabajadores.
Aparte de minimizar el posible boicot o huelga de trabajadores concentrados en una sola nave industrial, la patronal contratante de servicios externos, evita responsabilidades laborales con los trabajadores. Estando enraizados en la planta nacional, son tan poderosos que fueron capaces de frenar leyes para regularlos e inhibirlos.
Mientras, los trabajadores dispersos no tengan fuerza autónoma de clase, al sistema le conviene asirlos de rayitos de esperanza y dadivas bienhechoras de Estado que han de terminar en deuda pública. Ahora, en la piel morena del reciclado PRI, por lo menos durante el siguiente cuarto de siglo. (To be continued).
8 de diciembre del 2019