• CONTRA RÉPLICA
  • Publica convocatorias en el Diario Oficial de la Federación, que casi nadie lee, para que no las vean

CÓRDOBA.- Aunque la presidenta municipal insiste en que las licitaciones de obras públicas las da a conocer como lo marca la ley, queda al descubierto que no es así, ya que publica tales obras, pero de forma amañada. La ley la obliga a publicar las convocatorias en el diario de mayor circulación o en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y a decir de los propios constructores desplazados, las manda publicar en el Diario Oficial de la Federación con toda la mala intención, para que nadie las vea ni se entere y por consiguiente no puedan participar.
Señalaron que por ejemplo, mientras en Xalapa participan más de 70 constructoras en las licitaciones de las obras porque allá sí las hacen públicas, en Córdoba “las licitaciones amañadas de la tramposa alcaldesa, en vez de difundirlas en los medios de comunicación de mayor circulación, en la página del Ayuntamiento, así como en las estaciones de radio, sólo se limita a publicarlas en el Diario Oficial de la Federación y, por lo tanto, como nadie lo lee, ni saben donde adquirirlo, solamente participan 3 constructoras y son las que le reparten el moche a Lety@laladrona”.
Un constructor sumamente molesto por este tipo de prácticas corruptas comentó que en toda la administración de Leticia López Landero no ha recibido ninguna obra ya que, dice, que sólo beneficia a sus “consentidos” quienes le pagan el 15% de moche y además, ahora con la modalidad de que lo pide por adelantado y en efectivo.
Otro constructor entrevistado, afirmó que “cuando se enteró de la licitación en el Diario Oficial de la Federación fue a palacio municipal a solicitar informes, pero para su sorpresa le dijeron que el concurso se había cancelado y aunque luego se volvió a lanzar, de nuevo lo hicieron en sigilo para que nadie se enterara, pudieran manipular el concurso y asignar la obra a modo y conveniencia”.
“Es una estrategia de la alcaldesa para favorecer a los constructores que le dan moche por acaparar las obras, porque pudiendo hacer públicas las obras en diarios locales, incluso en el mismo palacio o lugares públicos con gran asistencia, no es así.
Otros ciudadanos consultados en el centro de la ciudad, por donde se realizan algunas de las obras, señalan que son trabajos mal pensados y mal planeados, ya que en el caso de la construcción de nuevas banquetas, la alcaldesa debió aprovechar para poner el cableado subterráneo y así luciría mejor la ciudad, pero prefiere darle el trabajo a su amigo Víctor Serralde, quien demuestra que de constructor no tiene nada, ya que basta con ver la calidad de las obras, las cuales deja inconclusas, pero eso sí, bien cobradas.