Chilpancingo.- Al menos 7 vehículos dañados y varios cristales rotos del Palacio Legislativo fue el saldo de la movilización de ayer miércoles de los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG).

El medio día de ayer, alrededor de dos mil maestros marcharon por las calles de Chilpancingo hasta llegar a la sede del Poder Legislativo local, donde con piedras, palos y varillas destrozaron los cristales de la fachada principal y apedrearon siete vehículos que se encontraban ubicados en el estacionamiento del inmueble.

Los docentes dañaron 11 ventanales de la Biblioteca Sentimientos de la Nación, ante la mirada de los policías estatales apostados en los accesos del órgano legislativo sin que intervinieran para detener la agresión de los maestros disidentes.

Los integrantes de la CETEG marcharon de sus instalaciones hacia el Congreso, al cual arribaron a las 12:30 horas gritando consignas en contra de los legisladores quienes el martes rechazaron las reformas a la ley estatal de educación que ellos plantean.

La protesta comenzó a las 12:46 horas lanzando huevos y jitomates a la fachada del inmueble y a los policías estatales.

Durante la manifestación, los maestros llevaron consigo dos ataúdes negros, uno con el mensaje de “Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial” y el otro con la palabra “Soberanía” llenos con copias de los dictámenes aprobados el martes pasado, que quemaron frente al Congreso.

“Esta es la porquería que aprobaron los diputados”, dijo un maestro.

Los maestros en este momento se retiran del Congreso del estado y se dirigen a las instalaciones de la CETEG ubicadas al sur de Chilpancingo.

El dirigente de la Coordinadora, Gonzalo Juárez Ocampo, aseguró que estas acciones se recrudecerán en los próximos días a consecuencia de la actitud sumisa de los legisladores locales por defender hasta las últimas consecuencias la reforma constitucional educativa federal.

Agencia