Centenares de manifestantes, muchos de ellos encapuchados, tomaron brevemente y prendieron fuego a oficinas del Congreso de Guatemala este sábado.

Rompiendo las puertas de ingreso y algunas ventanas, los manifestantes lograron entrar en la sede del Legislativo, donde causaron diversos destrozos antes de ser desalojados,al cabo de unos minutos, por la acción de efectivos de la policía.

El ingreso al Congreso ocurrió en momentos en los cuales no había legisladores presentes. No hubo reportes de heridos ni fallecidos de forma inmediata.