Yanga.- La tradición de “El Viejito”, una característica de los veracruzanos, se observa en la desviación Omealca-Tezonapa, donde los niños y adultos caracterizados para la ocasión, piden una moneda a los automovilistas, mientras disfrutan del baile, en alusión al año que está por terminar.

Niños provenientes de congregaciones de Yanga, Cuitláhuac y Cuichapa hacen su número en los topes de la carretera estatal, a fin de reunir recursos económicos.

“El viejo” es una característica que distingue a los veracruzanos por su alegría, ya que con eso despiden 12 meses de un ciclo y dan la bienvenida al nuevo que llega.

Algunos menores de edad que participan en la tradición llegan a los topes que se encuentran en la carretera estatal y acompañados de sus padres inician con el bailable tradicional para arrancarles una sonrisa a los viajeros y otra para ganar unas dinero u obtener regalos de los pobladores, especialmente dulces.