• Los sicarios persiguieron al “Güero Saavedra”, quien corrió, pero le dieron alcance y lo tirotearon

Tezonapa.- Un agricultor, hijo de un ex comandante de la Policía Municipal de Cosolapa, Oaxaca, fue ejecutado a balazos por sujetos armados que lo interceptaron cuando se dirigía a su vivienda por la carretera estatal Omealca-Tezonapa, a la altura de la calle vía central de Motzorongo, cerca del parque principal.
Edmundo Saavedra, conocido como “El Güero Saavedra”, de 28 años de edad, quedó en el patio trasero de una vivienda con varios balazos en el cuerpo que provocaron su muerte al instante. A un lado del cuerpo se encontraron cartuchos percutidos calibre .45 y .223 de rifle de asalto R-15, revelan las primeras investigaciones.
Los sicarios rafaguearon al hijo del ex jefe de la policía y al verlo que corrió hacia una casa para ocultarse, lo siguieron, remataron de un balazo en el cuello y después escaparon. El asesinato ocurrió alrededor de las 11 de la noche del martes cuando Edmundo Saavedra pretendía escapar de sujetos armados que lo encontraron en el parque de Motzorongo, sobre la carretera estatal Omealca-Tezonapa.
Los individuos dispararon en varias ocasiones contra la víctima y lo siguieron a la casa de la familia Hernández donde vieron que pretendía escapar.
Informes preliminares indican que la víctima pidió auxilio entre gritos y al sentirse herido, trató de salvar su vida, atravesando hacia la parte trasera de una vivienda donde lo siguieron. Los delincuentes dispararon en varias ocasiones con rifles de asalto y calibre .45, y causaron temor y psicosis en los moradores y vecinos de la zona.
La familia, dueña de la vivienda, se tiró al piso para evitar ser alcanzados por una bala perdida. No supieron más de la víctima, hasta que descubrieron el cuerpo de un joven tirado en el corredor, cerca de un tanque de agua de 200 litros.
Una llamada anónima al número de emergencias 911 confirmó el asesinato a la Policía Municipal y Ministerial de Tezonapa, quienes acordonaron el lugar para preservar la escena del crimen.
Detectives de la Policía Ministerial entrevistaron a familiares de la víctima, quienes aseguraron que “El Güero Saavedra” no tenía problemas con nadie y desconocían el motivo de la ejecución. Sabían que estaba a punto de irse a Puebla a trabajar.
Policías de la Fuerza Civil, Ejército, Seguridad Pública del Estado y Ministerial activaron operativo en la zona en busca de informes que pudieran servir para identificar a los agresores..
Por su parte, la víctima fue reconocida como hijo de un mando de la Policía Municipal de Cosolapa, Oaxaca, a quien le decían “El Güero Saavedra”.