Kuwait.- El emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah, murió este martes a los 91 años de edad en Estados Unidos, a donde viajó en julio para recibir tratamiento médico tras haberse sometido a una operación en su país, anunció la Corte Real.

El ministro de asuntos de la Corte Real, Ali Jarrah al Sabah, leyó un comunicado en la televisión oficial, que había suspendido la emisión normal minutos antes para empezar a transmitir versos del Corán en señal de luto.

“Con gran tristeza y pena, anunciamos al pueblo de Kuwait, a las naciones árabe y musulmana, y a todos los pueblos amigos del mundo, la muerte del emir del Estado de Kuwait que se trasladó al lado de Dios”, leyó el ministro con semblante serio.

Al Sabah (1929-2020) subió al trono en enero de 2006 y trajo cierta apertura a Kuwait a la vez que se erigía en mediador en varias crisis en el Golfo, pero falleció hoy sin poder resolver el cisma entre sus vecinos Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, por un lado, y Catar por otro.

Durante su mandato, el emir sufrió varias crisis de salud aunque sus dolencias siempre han sido guardadas con celo por la Corte y los medios de comunicación kuwaitíes.

El pasado 23 de julio, el emir viajó a Washington para recibir tratamiento médico, después de someterse unos días antes en Kuwait a una operación “exitosa”, según dijo entonces la casa real kuwaití.

Al Sabah había delegado algunas funciones “constitucionales” de manera “temporal” en el príncipe heredero, su hermano Nawaf al Ahmad al Jaber al Sabah.

A pesar de su avanzada edad y de su delicado estado de salud, la Casa Real no había mencionado en los pasados meses nada relacionado con la sucesión del emir.