Orizaba.- El Consejo Parroquial tomó la decisión de no instalar el nacimiento en el atrio de la Catedral de San Miguel Arcángel, debido a que en años anteriores a finales de diciembre y principios de enero se registran fuertes vientos.

En los mensajes de la misa del mediodía que preside el obispo Eduardo Cervantes Merido, el padre Yael Javier Cebada Tejeda explicó que “el año pasado los cuerpos los borregos fueron a dar al parque y las patas quedaron clavadas en el atrio y así con los pastores, y así con todas las imágenes”.

Ante ello, se anunció que se colocara un nacimiento enorme en la capilla de nuestra señora de Guadalupe y en la parte de afuera tendrán un signo, es decir, en la Torre Catedral se colgara un tendón que será muy visible para el paso de todas las personas y que anunciara que se celebra el gozo del nacimiento del Señor.