• Ante las muertes por Covid.19

Orizaba.- “No podemos seguir manejando datos y ser indiferentes ante las muertes que nos esta causando esta epidemia”, así lo manifestó el obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, al resaltar que no son números sino personas las que se están contagiando y están falleciendo por el COVID-19 muchos más casos de las cifras oficiales que dan las autoridades.
En un mensaje antes de iniciar la misa en la catedral de San Miguel Arcángel, el obispo dijo que “nos manejan números, pero son personas, queremos encomendar al señor a los 434 mil 193 casos que tenemos en México de gente contagiada, oficial 47 mil 472 familias que han perdido a un ser querido, no son números en general, de ayer (pasado sábado) a ahora (ayer) 784 personas que mueren”.
Destacó que las pruebas que se realizan “son mínimas, el seguimiento es mínimo, tenemos que cuidarnos más, por eso tenemos que poner en Dios nuestra esperanza y si estas cifras que son las oficiales… Vemos en el barrio, en la familia quienes están enfermos, vemos que son mucho más que esto, los especialistas hablan de multiplicar por dos o por tres, pongamos la esperanza en el Señor”. 
Dijo que, ante este panorama, la ciudadanía debe organizarse para la caridad, “no vamos a resolver los problemas de todos, pero sí podemos sentirnos hermanos y compartir, nos queda descubrir que el Señor nos anima a ser solidarios con el que sufre, con quien la pasa más difícil, con el que tiene necesidad. Nunca usemos al otro en su pobreza y los pobres no nos dejemos usar por los poderosos porque usan a los pobres, que tengamos dignidad en medio de nuestras
necesidades”
Resaltó que estamos desde abril en el pico más alto y “con los datos que les di es triste, tercer lugar a nivel mundial de contagios y vamos por el quinto o sexto de muertos, así que hay cuidarnos más, vamos a ayudarnos un poco más, vamos a decirle a la gente que conocemos que tomemos las precauciones” para evitar dolor en las familias. 

*el tip

MÁS CUIDADOS

El obispo también manifestó que “nos toca multiplicar el cuidado de unos y otros, ayudarnos a cuidarnos en medio de esta crisis sanitaria, todo lo que podamos hacer con lo que nos dicen con los hábitos de higiene, estamos rezando por los hermanos que las estadísticas dicen que son números, no, son personas, son hijos de Dios, son hermanos, son vecinos, son conocidos”.