El alcalde Francisco Portilla Bonilla afirmó ayer, en sesión de Cabildo, que él mismo pidió al gobernador Javier Duarte de Ochoa, la implantación del mando único de Policía y Tránsito, pero lo cierto es que era un clamor generalizado y urgente, la depuración de estas corporaciones que habían sido infiltradas por delincuentes y por ello, las altas autoridades tomaron la decisión de que las fuerzas federales y estatales asumieran el control en este municipio, donde la sociedad espera que retorne la tranquilidad.

Los ciudadanos aplauden esta medida y, sobre todo, la salida del inspector Jorge García Pérez y de Oscar Barquet Viñas, director de Tránsito municipal, personajes nocivos que, por desgracia, continuarán en la nómina del Ayuntamiento, según anuncia el propio Portilla Bonilla, pese a que la vox pópuli los señala por sus negros antecedentes y nexos criminales.

La barredora también llegó con fuerza a Fortín de las Flores, donde los policías corruptos al parecer serán liquidados, aunque deberían ser investigados, consignados y enjuiciados en caso de comprobarse su responsabilidad en actos delictivos.

Qué bueno que ya se empezó a poner orden en la Policía y Tránsito. Ojalá que sea para bien y que los policías federales y estatales no se coludan con bandas criminales.

Por cierto, policías municipales realizaron un plantón frente al Palacio de Córdoba para protestar por el maltrato recibido por parte del Ejército, Marina y policías federales y estatales, y para exigir certeza jurídica en caso de ser despedidos. Tienen razón en demandar respeto y que no se violen sus derechos, pero también es preciso que se les investigue y si les resulta responsabilidad en actos criminales, que se les procese y se les aplique todo el peso de la ley.

Según la Secretaría de Gobernación, el presidente Enrique Peña Nieto cumplió en tiempo y forma con su declaración patrimonial. Lo que el pueblo desea saber, sin embargo, es cuánto posee, qué propiedades tiene y sobre todo, si lo que está a su nombre son todos sus bienes o cuenta con prestanombres.

Muchos políticos, cuando asumen un cargo importante hacen circular la versión de que son millonarios y de esa manera, nadie se sorprenderá que en unos cuantos años aparezcan como dueños de grandes mansiones, residencias y abultadas cuentas bancarias. Otros llegan con una mano atrás y otra adelante, es decir sin un peso en el bolsillo, y de pronto resulta que son potentados. Por esto y más, el pueblo ya no cree en las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos y la pregunta obligada es: ¿realmente Peña Nieto declaró toda su fortuna, tiene prestanombres?

Una vez más, según Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, se busca prohibir las cuotas escolares. Desde hace años se viene diciendo, una y otra vez, que las multicitadas cuotas no son obligatorias, que se denuncie a quienes las cobran. Pero resulta que cuando los padres de familia acuden a inscribir a sus hijos, si no pagan no los aceptan y no hay poder humano que impida estos atracos.

Los directores de las escuelas le echan la bolita a las sociedades de padres de familia y viceversa. La verdad es que están coludidos y a los padres de familia no les queda otro camino que pagar.

Ojalá ahora sí vaya en serio esta prohibición de las cuotas dizque voluntarias.