La Organización Panamericana de la Salud advirtió el miércoles que la desinformación que existe sobre una futura vacuna del COVID-19 ha provocado confusión y representa un obstáculo para contener la pandemia en la región de las Américas, la segunda más golpeada en el mundo después de Europa.

“La desinformación es una grave amenaza para la salud de nuestra región”, expresó la directora de la OPS, Clarissa Etienne. “Los rumores maliciosos y las teorías de conspiración pueden ser un obstáculo para los esfuerzos de vacunación y poner en riesgo la respuesta contra el COVID-19, causando muertes”, enfatizó sin dar ejemplos concretos de lo que describió como “abundante” información no científica.